Cuatro mujeres y un espacio vacío. Vacío, pero minado de obstáculos y fronteras invisibles, de odios irracionales y prejuicios. Ellas tuvieron que dejar su tierra de origen y, ahora, el país de llegada las rechaza. Ellas lo transitan buscando su lugar. Un lugar donde poder vivir, donde permanecer, donde arraigar, donde poder ser. Un lugar al cual poder denominar “hogar”. Solo piden esto. Y lucharán para conseguirlo.
Este espectáculo es su lucha. La lucha de mujeres fuertes, valientes y, sobre todo, resilientes.
La utilización de los zancos como elemento clave para contar una historia se ha convertido en un elemento que caracteriza y define la compañía Maduixa, abriendo un universo de posibilidades para articular un diálogo entre la danza, el gesto y el equilibrio.

=”90″ />