Poética del desorden, risa de lo cotidiano.
Cada día hacemos trámites, presentamos documentos, buscamos papeles! La oficina sale a la calle… para ordenar y certificar certezas mientras sella nuestras miradas con humor. El trabajo se convertirá en poética del desorden… ¡Espere su turno!